Bryan Hawn y Jake la hyena
Bryan Hawn y Jake la hyena. ©DCL

Los animales y los seres humanos tienen vínculos fuertes y se benefician unos a otros, de eso no hay duda. Pero, ¿qué pasa cuando esas relaciones son tan ciegas que una de las partes no ve que la otra presenta una amenaza?

Lee más:
· Galería: Atracciones fatales
· Relacionado: 7 Formas en las que vivir con animales mejora nuestra salud

Alrededor de este tema gira Atracciones fatales, producción que retrata a personas que han decidido vivir con mascotas poco tradicionales como serpientes, cocodrilos, tigres o monos. Los testimonios de las personas son acompañados de las opiniones de especialistas en comportamiento que reflexionan sobre la naturaleza de estos vínculos.

Dave Salmoni, famoso entrenador de animales salvajes, opina en una entrevista en El País que no todas las personas son aptas para tener una mascota salvaje: “La intención del programa Atracciones fatales es enseñarle a las personas que si quieren tener como mascota a un animal salvaje, deben ir a la universidad para estudiarlos y luego acudir a un grupo de profesionales para aprender. Este proceso puede tardar de cinco a siete años. Muchos creen que se puede abrazar normalmente a un animal, pero la realidad es que sus instintos siempre prevalecerán por muy amigable que sea una persona”, comenta.


Arriba: Uno de los protagonistas de Atracciones fatales, Carl, con su tigre de bengala en el desierto, cerca de Las Vegas.

Para Salmoni, también hay animales más y menos propicios a tener relaciones amigables con humanos: “Hay animales que no son lo suficiente inteligentes como para construir una relación con un ser humano, porque su cerebro carece de la estructura necesaria para ello. Yo interactué una vez con un calamar de Humboldt en México, el cual es muy sensible y reacciona al ambiente, no son pensadores como algunos de los mamíferos que creo que piensan y con los que puedo entablar una relación”.


Arriba: Otra protagonista de la serie, Karen Noyes, alimenta a osos con sus propias manos.

Cabe mencionar que no todas las historias de Atracciones fatales tienen un final feliz: un hombre fue devorado por uno de sus lagartos y una mujer perdió la vida por la mordedura de una de sus víboras.

Sin embargo, el programa es un comienzo para poder entender más sobre estos intrincados vínculos.

¿Tienes alguna atracción fatal animal? ¿qué animal fantaseas con tener en tu casa?