Los labradores son grandes compañeros para jugar - foto

© Paddy Patterson/Creative Commons

La incorporación de mascotas al seno familiar es una decisión que debe tomarse a conciencia y teniendo en cuenta las características que posee el animal que queremos tener. Tener mascotas implica responsabilidad y cuidado, y debemos estar dispuestos a dedicarnos a ellas.

Si bien todos los perros, tanto los de raza como los ‘mestizos’, pueden ser una excelente compañía siempre que se los ‘eduque’ con cariño, existen algunas razas con particularidades de contextura física y carácter que pueden hacerlas más favorables a la vida familiar. A continuación repasamos algunas de ellas, siempre recordando que es mejor adoptar mascotas que necesiten un hogar antes de comprarlas.

Labrador Retriever

Los labradores son grandes perros de compañía - foto

© Eric Sonstroem/Creative Commons

Tienen una personalidad afectiva, simpática y fácil de educar o entrenar. Esta raza disfruta de la actividad al aire libre y es apasionada por la natación. Su tamaño es mediano y por ser perros que poseen mucha energía son ideales para los hogares espaciosos y con un patio en el que puedan jugar.

Usualmente, los labradores son entrenados como perros de compañía para las personas no videntes o con poca movilidad, así como también para localizar víctimas de catástrofes o la búsqueda de narcóticos o explosivos. Por su sentido servicial y de cuidado, los labradores son excelente compañía para los niños, ya que los protegerán en todo momento.

Collie

Los Collie son perros leales y protectores de los niños - foto

© Stock.xchng

Posee instinto familiar y sentido de la propiedad, por lo que a veces tendrá desconfianza de las personas que sean ajenas a su familia y por ello se constituye como buen guardián. Protegerá y cuidará de los niños en todo momento, pero su tamaño medio requiere espacios abiertos y aire libre en los que pueda correr y jugar.

El Collie es un perro inteligente y fácil de entrenar. Leal a su familia, su instinto como perro ovejero hará que su relación con los niños sea poderosa y por tanto, cree un vínculo fuerte con ellos.

Golden Retriever

Los Golden Retriever son perros bondadosos e inteligentes - foto

© Sonja Lovas/Creative Commons

De temperamento tranquilo y personalidad dócil, el Golden Retriever es sumamente sociable, inteligente y bondadoso.

Estos perros disfrutan de socializar con las personas y con otros animales, por ello se presentan como grandes compañeros para los niños y las familias numerosas. Amantes del agua como los Labradores, el Golden toma su vida como juego y diversión, exigiendo atención para realizar actividad física.

En términos de protección, los Golden no se presentan como una raza del tipo guardián o protector, aunque tendrá especial cuidado con los miembros de la familia.

Beagle

El Beagle es una raza que se adapta a pequeños espacios - foto

© Stock.xchng

Los Beagles son perros de porte más pequeño y son una gran opción si no se cuenta con mucho espacio, aunque necesitan salir al parque de manera frecuente para gastar su energía.

Si bien es una raza apta para vivir en familia, los Beagles suelen ser un poco tozudos, por lo que su entrenamiento puede llevar un poco más tiempo comparado con otras razas como el Golden o el Labrador Retriever.

Poseen un temperamento alegre y dócil, aman jugar con los niños y poseen gran olfato. Es un buen perro para la familia, y en general socializa bien con otros perros. Eso sí, su instinto cazador se activará si se encuentra cerca de gatos, ardillas o cualquier otro animal de pequeño tamaño y es preferible tenerlo vigilado.

Boxer

Los Boxer son perros muy activos y necesitan espacios grandes - foto

© Stock.xchng

Enérgico y apasionado, el Boxer es una raza muy activa que adora a los niños. Además, se postula como protectora y guardiana de la familia, por lo que los niños estarán seguros en todo momento.

También se caracteriza por adaptarse al tipo de vivienda, pero requerirá una buena dosis de actividad física diaria para que pueda descargar su energía jugando. Los Boxers son perros muy afectivos y buscarán ese cariño en su familia todo el tiempo.

Pastor Alemán

El Pastor Alemán es inteligente, obediente y protector - foto

© Garry Knight/Creative Commons

El Pastor Alemán es una raza de perros frecuentemente utilizada para rescates o escuadrones de policía y militar por su inteligencia, su facilidad para aprender tareas, y su obediencia. Pero también se presenta como una raza excelente para sumar a la familia.

Son activos, curiosos y territoriales, características que los hacen grandes perros de guardia: incluso pueden volverse un poco sobreprotectores con su familia, y por ello pueden tardar en socializar con personas ajenas a su familia o incluso otros perros.

Se recomienda que los niños crezcan en conjunto con el cachorro, pues formarán un vínculo fuerte y afectivo. Por otra parte, los pastores alemanes son de tamaño mediano, por lo que se recomienda no tenerlos en espacios pequeños.

San Bernardo

Los San Bernardo adoran a los niños y los protegen - foto

© Haley Redshaw/Creative Commons

Leales y pacíficos, los San Bernardo aman a los niños y serán de protección para ellos. Por su gran tamaño, requieren de espacios amplios para desenvolverse, por lo que no se recomienda tenerlos en un apartamento.

Debido también a su tamaño, hay que tomar la precaución de socializar al perro correctamente a fines de evitar que reaccione negativamente a personas desconocidas en defensa de su territorio. De esta manera, el San Bernardo sólo ladrará anunciando que un extraño está cerca pero no irá más allá (y su tamaño ayudará a que éstos no se acerquen).

¿Crees que hay un perro ideal para la familia? ¿cuál es el tuyo?