Leones blancos en manada. Foto.

©Mariaasr/Creative Commons

Esbeltos, imponentes, ágiles, estos carnívoros sigilosos habitan gran parte de nuestro planeta llenándolo de gracia y atractivo, el cual no siempre le ha jugado a favor: la belleza de su pelaje los ha vuelta en muchas oportunidades blanco repetido de los seres humanos.

Para deleitarnos y conocer más sobre estos animales, a continuación repasaremos cinco curiosos y hermosos felinos salvajes.

León blanco

Según la leyenda sudafricana, este destacado felino es sagrado y otorga felicidad a quien se cruce con uno. Esto, en lo concreto, no sucedió hasta 1975, cuando fueron encontrados dos cachorros blancos en la reserva Timbavati, cerca del Parque Nacional Kruger, de donde son endémicos. A partir de ese momento, se lo clasificó dentro de la especie Panthera Leo.

León blanco, hermoso en su tipo. Foto.

©Mark Dumont/ Creative Commos

A diferencia de lo que por lo general se piensa, los leones blancos no son albinos, ya que poseen pigmentación normal en los ojos (que suelen ser color dorado o avellana, pero también azul grisáceos o verde), labios y almohadillas. El extraño color de su pelaje se debe a un gen recesivo que inhibe el depósito de pigmentos, excepto sobre los extremos del pelo. Así, el término correcto para su condición es leucismo.

León blanco, no albino. Foto.

©Cello8/ Creative Commons

Al nacer, su pelaje es de color blanco puro que, con el correr del tiempo, se va tornando crema o marfil.

Pero, más allá de la admiración que nos pueda despertar su singular tonalidad, lo cierto es que la misma es una desventaja al no camuflarlos correctamente con el entorno, lo que los vuelve altamente visibles para depredadores (hienas) y cazadores humanos.

Caracal

Endémico de las sabanas y semidesiertos de África, así como el oeste de Asia, es un felino robusto, de tamaño medio y hábitos nocturnos, que prefiere mantenerse escondido durante el día.

Caracal, felino de orejas largas. Foto.

©Jay Aremac/ Creative Commons

Su nombre proviene de la palabra turca karakulak, que significa “orejas negras”. Éstas son largas y puntiagudas, características que le brindan un afinado sentido del oído, el cual usa principalmente para cazar y mantenerse alejado de sus depredadores.

Su corto pelaje varía entre el tono rojizo y anaranjado (menos en el vientre, que es blanco), sin presentar manchas ni rayas de ningún tipo.

Leopardo de las nieves

Propio de las montañas de Asia Central, suele habitar en altitudes remotas de hasta seis mil metros.

Leopardo de las nieves, vive en América del norte. Foto.

©Tambako the Jaguar/Creative Commons

Aunque físicamente está preparado para hacerlo, el leopardo de las nieves no ruge. Su comunicación grupal se da mediante marcas que van dejando en su entorno.

Debido a su denso, suave y hermoso pelaje, son fuertemente perseguidos por cazadores, quienes están diezmando alarmantemente su población. De hecho, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, ha clasificado a la especie en su lista roja como una de las más amenazadas y en riesgo de extinguirse.

El fantasma de las montañas. Foto.

©Tambako the Jaguar/Creative Commons

Para evitar que “el fantasma de las montañas” desaparezca, diversos grupos y asociaciones –como por ejemplo Snow Leopard Trust- trabajan por su conservación, impulsando la investigación y la protección de su hábitat.

Pantera negra

Lo que conocemos usualmente como pantera negra es, en realidad, la variación melánica de especies como el jaguar o el leopardo, siendo el exceso de pigmentación oscura lo que le da a su sedoso pelaje el característico tono negro.

Sus ojos suelen ser de color verde esmeralda, que resaltan con su pelaje. Éste lo ayuda a moverse en la sombra de la selva sin ser visto por otros animales, lo cual bien le vale su apodo de “fantasma del bosque”.

La pantera negra no es una especie separada. Foto.

©Christina Saint Marche/ Creative Commons

Son animales solitarios, salvo en época reproductiva. Su período de gestación es de tres meses y las camadas suelen variar entre uno y seis cachorros.

Como todo felino, son hábiles cazadores y sus hábitos de persecución se dan por la mañana o la noche.

Lince canadiense

Habita Norteamérica, específicamente los bosques de Canadá, Alaska y parte de Estados Unidos.

Es relativamente pequeño en comparación con otros felinos. Su pelaje largo y tupido -de color pardo claro o amarillento con pocas manchas- lo protege del frío, especialmente en invierno. Debido a su atractivo, fue perseguido por cazadores humanos, lo cual redujo considerablemente su población, hecho agravado por la creciente destrucción de su hábitat. No obstante ello, no está considerada -aún- una especie amenazada de extinción.

Lince canadiense, protegido del frío. Foto.

©Kdee64/Creative Commons

Hermosos ¿no crees? Si quieres seguir disfrutando de estos majestuosos animales, no te pierdas la Semana de felinos salvajes, que comenzará el 29 de septiembre, sólo por Animal Planet.